Misa de familias-Domingo V Cuaresma – Ciclo A


Liberadme, Señor, de todo lo que me impide ser la persona que tú quieres que sea. Dame, Señor, una nueva vida.

Lectura del profeta Ezequiel 37, 12-14

N.- Así dice el Señor: «Yo mismo abriré vuestros sepulcros,

L.- El “ego” es nuestro principal sepulcro. Todo lo que significa culto al “yo”, todo tipo de egoísmo, narcisismo e individualismo. Es la incapacidad para la relación abierta y generosa. Es el corazón solitario. El que se encierra en sí mismo, se asfixia, se muere. En el fondo es el sepulcro del no-amor. Lo sabemos: “Todo el que no ama está muerto”.

N.- … y os haré salir de vuestros sepulcros, pueblo mío, y os traeré a la tierra de Israel. Y, cuando abra vuestros sepulcros y os saque de vuestros sepulcros, pueblo mío, sabréis que soy el Señor. Os infundiré mi espíritu, y viviréis; os colocaré en vuestra tierra y sabréis que yo, el Señor, lo digo y lo hago». Oráculo del Señor.

L.- Si todos nosotros saliéramos de nuestras tumbas, y camináramos juntos en el Señor, seríamos una gran luz y una fuente de vida para nuestro barrio. Todos conocerían al Señor.

Lectura del evangelio según S. Juan 11, 3-7.17.20-27.33b-45

N.- Había un enfermo llamado Lázaro, de Betania, el pueblo de María y su hermana Marta.
(Corazón roto, sucio)Corazón roto, sucio

L.- Todos tenemos algo de Lázaro, pues nuestras enfermedades son muchas: enfermedades de la voluntad, de la sensibilidad, de la pasión… del corazón. Es la enfermedad del que no ama o no es amado; ésta es enfermedad siempre de muerte.

N.- Las hermanas de Lázaro mandaron recado a Jesús, diciendo:

M- Señor, tu amigo está enfermo

L.- (Cartel) Esta es la primera gran noticia que hoy se proclama. Amigo significa intimidad y cariño; una de las cosas más bonitas que se da entre nosotros. Que Jesús llame, nos llame amigos, es un don, una gracia. ¿Podemos decir lo mismo respecto a Él? ¿Lo escuchamos? ¿No tenemos con Él secreto alguno?

N.- Jesús al oírlo, dijo:

J.- Esta enfermedad no acabará en la muerte, sino que servirá para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.

L.- Lo malo es que nosotros tendemos a invertir los tiempos de los verbos. Primero pretendemos ver, tocar ahora mismo. Y luego, quién sabe, «creeremos» en la gloria de Dios.

N.- Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. Cuando se enteró de que estaba enfermo, se quedó todavía dos días donde estaba. Sólo entonces dice a sus discípulos:

J.- Vamos otra vez a Judea.

N.- Cuando Jesús llegó, Lázaro llevaba ya cuatro días enterrado. Cuando Marta se enteró de que llegaba Jesús, salió a su encuentro, mientras María se quedaba en casa. Y dijo Marta a Jesús:¿Dónde estabas, Señor, cuando agonizaba tu amigo?

L.- ¿Dónde estabas, Señor, cuando agonizaba tu amigo? ¿Dónde estabas, Señor, cuando los padres perdieron a su hijo? ¿Dónde estaba Dios cuando el holocausto judío?
¿Dónde estabas Dios cuando los terremotos y tsunamis?…
¿Dónde estás en las masacres de Siria?
(Crucifijo)

Off.- Yo estaba allí, y estoy junto a las víctimas, desde Abel, siempre junto a las víctimas, torturado y masacrado con las víctimas. ¡Yo también sufro, soy un Dios débil y paciente!

J.- Tu hermano resucitará.

M- Sé que resucitará en la resurrección del último día.

J.- Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto vivirá, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?

M- Sí, Señor, yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo (Perfume, llave, medicinas, semillas, flores)

L.- Tú hermano está en el sepulcro; puede incluso oler mal, pero mi perfume es superior (Perfume)
Tu hermano está en algún lugar de los infiernos, pero yo tengo las llaves de todas sus puertas y lo rescataré. (Llaves)
Si tú pones fe, yo lo resucitaré (medicinas, semillas, flores)

J.- Crees esto, creéis esto?

Ts.- Sí, Señor, creemos que eres la Resurrección y la Vida.

Más de una vez lloró Jesús de pena, de compasión, de dolor.L.- No tiene importancia que lleve «cuatro días» muerto. Lo que importa es que mi fe sea «de hoy».
Los milagros no llevan a la fe, la fe sí lleva a los milagros. Mil milagros no producen un gramo de fe, pero un gramo de fe puede hacer milagros, puede resucitar muertos.
N.- Jesús sollozó

L.- Más de una vez lloró Jesús: de pena, de compasión, de dolor. Lloró por la muerte de Lázaro y por eso pudo decir a la viuda de Naim que perdió a su hijo único: “No llores”. En todas muertes y desgracias Jesús llora con nosotros. Es una Buena Noticia que Dios es aquel que llora con nosotros.

N.- …y. muy conmovido. preguntó:

J.- ¿Dónde lo habéis enterrado?

M- Señor, ven a verlo.

N.- Jesús se echó a llorar. Los judíos comentaban:

H.- ¡Cómo lo quería!

N.- Pero algunos dijeron:

H.- Y uno que ha abierto los ojos a un ciego, ¿no podía haber impedido que muriera éste?

N.- Jesús, sollozando de nuevo, llega al sepulcro. Era una cavidad cubierta con una losa. Dice Jesús:

J.- Quitad la losa.

N.- Marta, la hermana del muerto, le dice:

M-. Señor, ya huele mal, porque lleva cuatro días.

J.- ¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?

N.- Entonces quitaron la losa. Jesús, levantando los ojos a lo alto, dijo:

J.- Padre, te doy gracias porque me has escuchado; yo sé que tú me escuchas siempre; pero lo digo por la gente que me rodea, para que crean que tú me has enviado.

N.- Y dicho esto, gritó con voz potente:

J.- Lázaro, ven afuera (Salen delante)

L.- Es una palabra que vale para nosotros, pobres Lázaros pero amigos de Jesús. El tiene poder para curar nuestras enfermedades y vencer todas nuestras muertes.
(Van tirando trozos de vendas)Vamos tirando nuestras vendas

NN .- Sal del sueño, de la pereza, de la envidia, de la mentira, Deja de morir. Es hora de vivir, de participar de la vida del

Resucitado

  1. Amigo, sal de la pereza. Quiero que vivas intensamente. Mira que yo voy a crear algo totalmente nuevo.
  2. Amigo, sal del miedo y de sentirte inútil. No temas. Yo soy tu fuerza y tu victoria.
  3. Amigo, sal de la tristeza y el aislamiento, y estate siempre alegre y contento con los demás.
  4. Amigo, sal del egoísmo. Pon un poco de fuego en tu frío corazón y ama como yo.
  5. Amigo, sal de las distintas enfermedades. Yo he venido para que viváis más, para que viváis mejor. Vivid, amigos míos.

N. El muerto salió, los pies y manos atados con vendas, y la cara envuelta en un Desatadlo y dejadlo andarsudario.

L.- Desde que Lázaro salió fuera, todo tiene ya una salida victoriosa. Resucitados por Cristo, tenemos que proclamar que hay otra vida, distinta de la que se vive, que hay más vida.

N.- Jesús les dijo:

J.- Desatadlo y dejadlo andar.

L.- Despojados de las vendas, de todo lo que nos mantiene atados, del traje de la muerte, volvemos nosotros también como Lázaros a la vida nueva.

N.- Y muchos judíos que habían venido a casa de María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en él.