Vocación personal y valor de la familia


Para ponernos en situación, comenzamos la catequesis con unas preguntas relacionadas con aquello que a los niños les gustaría llegar a “ser”:

  1. ¿Qué queréis ser o llegar a ser?
  2. ¿Por qué?
  3. ¿Qué queréis entregar de vosotros mismos?

En nuestra catequesis, las respuestas fueron:

  1. Futbolista, cantante y bailarina, cocinera, médico, ingeniero, bailarina.
  2. Porque me gusta el fútbol; porque me gusta cantar y bailar; porque me gusta cocinar; porque me gusta curar; porque quiero construir casas de mayor; porque lo hice de pequeña.
  3. Enseñar a los que no saben bailar; paz, pidiendo a las personas que se perdonen; voy a dar amor; voy a entregar felicidad a las familias construyendo casas a los pobres.

A continuación, antes de leer “Jesús en el templo entre los doctores” les decimos estas frases que aparecen en la lectura:

  • Jesús se quedó en Jerusalén sin que lo supieran sus padres.
  • ¿Por qué nos has tratado así?
  • ¿No sabías que debo de ocuparme de los asuntos de mi Padre?
  • María y José no entendieron la respuesta.

Les dejamos unos minutos para reflexionar…

Después de este momento de reflexión, ponemos atención en estas ideas:

Desde muy joven, Jesús sabía que se tenía que dedicar a las cosas de su Padre.

Jesús sabía cual era su misión en la Tierra y a qué había venido.

Nosotros también tenemos que comprender que tenemos una misión que Dios quiere que realicemos, una vocación.

Los niños leen en silencio la lectura “Jesús en Nazaret, bajo la autoridad de María y José”, y después de un breve diálogo con ellos llegamos a la conclusión de que…

… formaban una familia como cualquier otra donde se vivía siguiendo la filosofía de que la familia, el respeto, la ayuda, el esfuerzo, el trabajo duro, la necesidad de aprender a superarnos, el crecer, el dar fruto para la gloria de Dios… es importante.

PARA DESCARGAR LAS ACTIVIDADES PINCHA AQUÍ