En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


Descargar

La Santísima Trinidad - Dibujos de Fano

Dibujo de Fano

Esta es la última sesión de este curso de catequesis, y por ello tiene que ser especial. Elegimos hablar sobre el significado del Dios en que creemos, un Dios trino, un Dios familia que siempre acompaña. Una Trinidad plena de Unidad para velar cada segundo por cada uno de todos nosotros.

Es además, una oportunidad idónea para hacer partícipes a los padres, les invitamos a estar presentes durante toda la sesión y de esta forma realizamos todos juntos y participamos todos unidos en una catequesis familiar.
Para llamar la atención de los niños, al ser el tema que nos ocupaba un tanto difícil de entender les decimos:

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Repetimos esta petición varias veces y a continuación planteamos una serie de preguntas:

¿Qué significa lo que acabamos de hacer?
¿Cuándo lo hacemos? ¿Dónde? ¿En qué momentos?
¿Por qué no sólo decimos en el nombre del Padre?

Gracias a sus respuestas y al salir en ellas el nombre de Jesús, volvemos a realizar otra pregunta:

¿Por qué no decimos en el nombre del Padre, y del Hijo?

Recordamos anteriores sesiones en las que está presente Jesús como Hijo de Dios entregado por nosotros. Hacemos reflexionar a los niños sobre Pentecostés y de ese modo aparecerá la figura del Espíritu Santo, para refrescarles más la memoria les leemos las palabras del cuento UN CORAZÓN CONVERTIDO EN NIDO de la sesión Jesús envió desde el cielo el Espíritu Santo:

“Yo soy el Espíritu Santo, enviado por el Padre tu amigo Jesús para que viviendo conmigo no te olvides jamás de ellos”

Les preguntamos ¿por qué creéis que decimos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén ¿a quienes saludamos?

La Santísima Trinidad. Catequesis de Iniciación CristianaDespués de este diálogo con los niños, la catequista les entrega una ficha donde pueden reconocer a cada una de las personas de la Santísima Trinidad y mientras elaboran la ficha le explica el significado de este Misterio.

Esta es la explicación:
Lo que acabamos de hacer es el signo de los cristianos e invocamos a la Santísima Trinidad. Podemos decir que invitamos al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo que nos acompañe, que estén presentes no sólo en nuestra vida, sino también en todo lo que realizaremos. Por eso, es bueno cuando nos vamos a acostar hacer la señal de la cruz y en cualquier otro momento importante de nuestra vida, así como cuando estamos delante de la cruz de Jesús y del Sagrario. Así le pedimos a Dios Padre, a Jesús nuestro hermano y amigo y al Espíritu Santo, el Dios de la Unidad que velen por nosotros, que nos asista y nos guarde.

Cuando pensemos en Dios, pensemos que en Dios hay Tres Personas. No son tres Dioses. Es un solo Dios. Las tres personas son en todo iguales. Iguales en poder, en sabiduría, en inteligencia. Las tres personas son infinitas. El Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo es Dios. Nadie puede comprender por qué un solo Dios tiene Tres Personas. Esto es un misterio. A este misterio se le conoce como misterio de la Santísima Trinidad.

Para intentar quitarle complejidad a este denso mensaje les lanzamos la siguiente pregunta a los niños: ¿Queréis ver la Santísima Trinidad? (Sus caras serán expectantes…)

Se utilizó para esta actividad el siguiente material:

La Santísima Trinidad. Catequesis de iniciación cristianaUna jarra con agua (volumen o capacidad de tres vasos).
Tres vasos de diferentes colores (verde, azul y rojo). El azul simboliza a Dios, el rojo a Jesús y por último el verde al Espíritu Santo. Azul (cielo), rojo (sacrificio y entrega) y verde (alegría y esperanza)
Vamos llenando cada vaso con el agua de la jarra. Presentamos a los niños cada vaso diciendo:

“Aquí tenéis a Dios”
“Aquí tenéis a Jesús”
“Aquí tenéis al Espíritu Santo”

Una vez observan bien la experiencia, llamamos a tres niños para que vuelvan a introducir el agua de cada vaso en la jarra.
Les preguntamos a todos que ya que están los tres en la jarra si son capaces de diferenciar dónde acaba uno y empieza el otro. 
Todos pueden ver claramente que no hay diferencias, que esa agua de la jarra si se traslada a los vasos y de nuevo a la jarra sigue siendo la misma cantidad.
Esta actividad tan didáctica se realiza con la finalidad de facilitar el entendimiento de este misterio a los niños. Finalizamos mostrándoles y explicándoles como resumen la siguiente ficha que les entregamos:

La Santísima Trinidad. Catequesis de Iniciación Cristiana

Los niños reciben una hoja con información sobre la Santísima Trinidad, en este momento iniciamos la participación de los padres. Un padre muestra el dibujo de esa hoja, les lee la siguiente frase y les explica su significado:

“Los tres son personas porque pueden trabajar por separado, pero siempre unidos en equipo. Unidos o separados, los tres se aman tanto que el mismo amor los une y los hace iguales entre sí”.

Una madre ensalza la entrega de amor que este misterio conlleva, para ello lee el siguiente texto de la hoja y con sus propias palabras lo explica:

Así es la Santísima Trinidad: unión de puro amor y los tres trabajan juntos para que nosotros hagamos lo mismo con amor.

Esta mamá continúa con la lectura de la siguiente cita:

“El que me ha visto a mi ha visto al Padre. Yo estoy en el Padre y el Padre está en mí…Yo rogaré al Padre y les dará otro Intercesor. En adelante el Espíritu Santo que el Padre les enviará en mi Nombre les va a enseñar todas las cosas y les recordará todas mis palabras.” Juan 14

Finalizamos con unos minutos de silencio para reflexionar sobre esta cita y los niños contestan a las preguntas que realiza su catequista:

¿Quién es el Padre?
Fijaros en esta frase “Yo estoy en el Padre y el Padre está en mí” ¿Qué persona es?
¿Quién es el Intercesor que enviará el Padre en el nombre del Señor?

La Santísima Trinidad. Catequesis de Iniciación Cristiana
Cada niño se lleva a su casa estas tres fichas para terminarlas y poder tener un recuerdo gráfico de esta catequesis.
Esta última sesión finaliza como en otras ocasiones bajando a la capilla donde nos espera el Párroco.

Allí todos juntos, padres, madres y niños ,catequista y miembros del coro damos gracias al Señor por este año intenso de nuestra catequesis.

Los niños cuentan la experiencia que han vivido y el sacerdote les dirige unas palabras como colofón del curso y basándose en el misterio de la Santísima Trinidad les explica la importancia de las tres personas haciendo mucho énfasis en que ellos tenían que ser testigos de esa gran familia sobretodo siguiendo día a día las enseñanzas de Jesús.

Acabamos todos juntos cantando “El Espíritu de Dios está en este lugar”

Por último como cada año, no queremos acabar sin más, compartimos unos momentos de diálogo, relación y alegría con una merienda.

Al igual que lo que acabamos de ver somo diferentes personas pero todas unidas por un bien común creer en Dios, llevar la vida que Jesús nos enseñó y ser muestra de estas dos personas con la alegría del Espíritu Santo en nuestra vida.

Nos despedimos todos ¡hasta después del verano!

Descargar