Semana 1 de Cuaresma. Frente a la desconfianza… nuestra confianza en Dios


Descargar catequesis

A través del cuento y juegos que potencien el significado del efecto positivo de “la confianza” en los demás, explicaremos cómo mediante la confianza plena, los cristianos sentimos a Dios como nuestro Padre.

Esta actividad complementa la catequesis del libro “Dios es nuestro  Padre” sobre la oración del Padrenuestro con la que honramos a Dios como Padre misericordioso y le pedimos con confianza de hijos.

Dibujo para la catequesis de Cuaresma. Mi confianza está puesta en Dios

CUENTO: Una historia para niños: “Confianza”

Isabela, niña viva y alterada, estaba haciendo siempre cosas equivocadas y era reprendida por los padres.
Como el padre estaba menos en casa, a causa del trabajo, difícilmente llamaba su atención, pero cuando lo hacía, se quedaba enfadado y hablaba firme:
— ¡Nunca más hagas eso, jovencita!
Con miedo, Isabela se encogía, prometiendo nunca más hacer nada equivocado. Y, por eso, ella creía que el padre no la amaba.

Cuaresma. Frente a la desconfianza, nuestra confianza en Dios. Un padre cuenta a los niños el cuento

Cuento sobre la “confianza”para Cuaresma. Catequesis en Parroquia Nuestra Señora de Lluc.

El Día de los Padres se aproximaba y habría una gran fiesta en la escuela y todos los niños estaban eufóricos.
Habría una presentación artística, con músicas, bailes y hasta una pieza de teatro. Las madres harían tartas, sándwiches y refrescos. Para finalizar, cada padre recibiría un regalito confeccionado por el propio hijo.
Con anticipación, los alumnos comenzaron a adornar el salón con lindas cintas y flores coloridas.
Isabela estaba en la mayor expectativa. Amaba mucho a su padre y quería demostrar su amor por él en esa fiesta. En casa, tres días antes, ella avisó:
— Papá, el domingo tienes una fiesta en la escuela. ¿Tú vas, no es?
— Voy, sí.
En ese instante, el padre se llevó la mano a la cabeza, acordándose de alguna cosa, miró a la madre, con expresión preocupada, y dijo:
— Querida, mañana voy a tener que viajar.

Al oír la noticia, la niña abrió los ojos, sorprendida y decepcionada:
¡Papá! ¿Quieres decir que tú no vas a la fiesta?
— ¡Claro que voy, hijita!
— ¿Y si no consiguieras llegar a tiempo? ¿Por qué tienes que viajar inmediatamente mañana?…
El padre le explicó que tenía un negocio urgente que realizar.
— No puedo dejar de ir. Pero te prometo que llegaré para la fiesta.

Aquella noche, Isabela no consiguió dormir bien. Por su cabecita pasaban mil pensamientos: “A mí padre no le gusto. Si él me amara y se preocupase por mí, no viajaria. ¿Será que él no sabe lo importante que es esa fiesta para mi?”.
A la mañana siguiente, el padre se despidió, abrazando a la hija con cariño:
— Isabela, prometo que estaré de vuelta el domingo.
Colocando la maleta en el coche, él partió.
Isabela pasó aquel día ensayando la pieza y ayudando en el arreglo del salón.
Cuando terminaron, estaba lindo.
Ella volvió para casa cansada y con hambre. Cenó y se durmió enseguida.

Por la mañana tempranito, el teléfono sonó. Era alguien avisando que su padre había sufrido un accidente. La madre quedó trémula, afligida, intentando obtener noticias del marido. Después, con cuidado, contó a la hija:
— Isabela, tu padre tuvo un pequeño accidente y el coche estaba con problemas, pero no es nada. Después él estará aquí con nosotras.
— Mi padre no viene, mamá. Él no viene. ¡Estoy segura! — dijo la chica poniéndose a llorar, aterrorizada.
La madre la abrazó con afecto, tranquilizándola:
— Claro que él viene, hija mía. Confía en Dios, que también es Padre. Vamos a orar y estoy segura de que el Señor atenderá nuestros pedidos.
— Yo no voy más a la fiesta, mamá.
— ¿Cómo no, hija? ¡La fiesta que ayudaste a preparar! ¿Y quien hará tú papel en la pieza teatral?
— No sé y no me importa.
— Isabela, tú estás demostrando que no confías ni en tu padre ni en Dios, hija mía. Y también que no tienes respeto por el trabajo de los otros. ¡Sin ti, tus compañeros no podrán presentar la pieza!

La niña se quedó callada, pensativa. Su madre tenía razón. Ella debería confiar más en Dios y también en el padre que siempre había hecho todo por ella, que nunca la había decepcionado. Elevando el pensamiento, oró mucho suplicando a Dios que protegiese a su padre, que nada de malo le sucediese y que el volviese bien para casa.

Aún, las horas pasaban y el padre no llegaba.
A la hora marcada, con el corazón apretado, fueron para la fiesta. Comenzó la presentación y los números fueron sucediéndose. El último era la pieza.
Cuando las cortinas se abrieron, Isabela lanzó una mirada por la asistencia, esperando ver al padre. Pero vanamente. Él no había llegado. Concentrada, en aquel momento ella sólo pensó en su papel que estaba representando.
En la última escena, Isabela iba a decir un texto dirigido a los padres. Entonces, ella se volvió de frente para el público. En eso, sorprendida y aliviada, ella vio a su padre en medio del pueblo. Con una cura en la cabeza, pero risueño.
Con lágrimas, Isabela dijo en voz bien alta:
— Papá, tú eres muy importante en nuestra vida. ¡Nosotros te amamos y confiamos en ti! ¡FELIZ DÍA DE LOS PADRES!
Isabela, con el regalo en las manos, descendió del escenario y corrió junto al padre.
— Pensé que tú no vinieras, papá.
— Gracias a Dios, estoy aquí. Yo jamás iría a decepcionarte, hija mía.
Abriendo los brazos, ellos se abrazaron con infinito amor, mientras ella agradecía a Dios por tenerlo que vuelta.

JUEGO:”Déjate caer no tengas miedo”

Primero los padres se colocan con el padre o la catequista y tienen que dejarse caer de espaldas sin ningún miedo, confiando en que la otra persona les va a sostener. Una vez lo hacen varias veces, a continuación lo practican entre ellos.

Seguidamente se explica que a lo que habían jugado era la confianza, tener suficiente fe, fe completa en esa otra persona, que significa que nunca te va a fallar, que siempre será tu apoyo y sustento.

Descargar catequesis