Domingo VIII Tiempo Ordinario – Ciclo A


Lectura del profeta Isaías 49, 14-15

N.- Sión decía: <<Me ha abandonado el Señor, mi dueño me ha olvidado>>.

  1. A Dios siempre nos lo han pintado y nosotros nos lo hemos imaginado como Señor, dueño y juez; a Él nos dirigimos cuando rezamos: (Imagen juez)

N.- Haz que me aprueben y te prometo que estudiaré.

Si no me das los que te pido me hago ateo

Señor. si ganamos el partido, iremos el domingo a misa

N.- ¿Es que puede una madre olvidarse de su criatura, no conmoverse por el hijo de sus entrañas? Pues aunque ella se olvide, yo no te olvidaré.

L.- Hoy el profeta nos dice que tiene sentimientos de madre, más aún que es la mejor de las madres que tienen un corazón de oro. (Corazón) Una madre nunca olvida a sus hijos de pecho. Decir que Dios nos ha olvidado, que nos ha dejado de la mano es ignorancia o insulto. Si una madre escucha las bobadas y se goza con las monerías de su hijo, a Dios le pasa lo mismo y encima no castiga, porque las madres no castigan.

Lectura de la primera carta a los corintios 4,1-5

Hermanos: Que la gente sólo vea en nosotros servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios. Ahora, en un administrador, lo que se busca es que sea fiel. Para mí, lo de menos es que me pidáis cuentas vosotros o un tribunal humano; ni siquiera yo me pido cuentas. La conciencia, es verdad, no me remuerde; pero tampoco por eso quedo absuelto: mi juez es el Señor. Así, pues, no juzguéis antes de tiempo: dejad que venga el Señor. Él iluminará lo que esconden las tinieblas y pondrá al descubierto los designios del corazón; entonces cada uno recibirá la alabanza de Dios.

Lectura del santo evangelio según S. Mateo 6,24-34

N.-En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios (Pegatina euro) y al dinero. (Pegatina- corazón)

L.- El dinero es nuestro dios, por ganar dinero perdemos el alma, se endurece el corazón y Dios queda lejos; nos deshumaniza y nos convierte en rivales

Por eso os digo: No estéis agobiados por la vida, pensando qué vais a comer o beber, ni por el cuerpo, pensando con qué os vais a vestir. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo que el vestido?

(Carteles: HAY QUE, TENEMOS QUE, DEBEMOS)

L.- estos tres verbos son el origen y la dinámica de nuestros apuros y angustias.

Off.- Hay que estudiar más; tienes que comerte las acelgas; para prepararte mejor para la vida tienes que estudiar inglés,

L.- les decimos a los niños, a nuestros hijos

Off.- No nos salen las cuentas, a este paso no llegarnos a final de mes: si me quedo en paro cómo pago la hipoteca,

L.- Esos son los temores y las zozobras de los papás.

Mirad a los pájaros: ni siembran, ni siegan, ni almacenan y, sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos? ¿Quién de vosotros, a fuerza de agobiarse, podrá añadir una hora al tiempo de su vida? ¿Por qué os agobiáis por el vestido? Fijaos cómo crecen los lirios del campo: ni trabajan ni hilan. Y os digo que ni Salomón, en todo su fasto, estaba vestido como uno de ellos. Pues, si a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, gente de poca fe? No andéis agobiados, pensando qué vais a comer, o qué vais a beber, o con qué os vais a vestir. Los gentiles se afanan por esas cosas. Ya sabe vuestro Padre del cielo que tenéis necesidad de todo eso.

L.- Naturalmente hemos de trabajar, luchar y preocupamos por obtener los medios para vivir; pero sin agobiarnos y angustiarnos.

Sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia; (Carteles) lo demás se os dará por añadidura.

N.- Por tanto, no os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le basta su afán»

L.- Es muy saludable este principio. Juan XXIII lo vivía con un decálogo

  • Sólo por hoy trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver el problema de mi vida en un momento.
  • Sólo por hoy seré feliz en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no solo en el otro mundo, sino en éste también.
  • Sólo por hoy no tendré temores. De manera particular no tendré miedos a gozar de lo que es bello y de creer en la bondad.

L.- Sr. Y Sra. Afán. (Cartel) No se estrese tanto; no tenga tanta prisa, no corra tanto que no se llega a ninguna parte; no por mucho madrugar amanece más temprano. Escúchele más al Señor.

Off.- El pan nuestro de cada día, dánosle hoy

Toma tu cruz cada día y sígueme
Yo estoy con vosotros cada día
Si te ofende siete veces cada día, y siete veces te dice ¡lo siento! Lo perdonarás
Cada día frecuentaban el templo en grupo
“CADA DÍA el Señor iba agregando al grupo a los que se iban salvando”

No dejaban de enseñar CADA DÍA en el templo y por las casa, dando la Buena Noticia de que Jesús es el Mesías
Animaos unos a otros CADA DÍA

L.- Así seremos como esta princesa guerrera (Cartel: NO ME AFANO, NO ME DESESPERO; EN SUS PROMESAS ES
PERO),
sobre todo combatiremos el buen combate de la fe, y correremos tras Cristo, hasta alcanzarlo, como S. Pablo dice que hacía