Semana 1 de Adviento: El profeta Isaías nos dice CONVIÉRTETE… CONVERSIÓN


Para descargar la catequesis PINCHA AQUÍ 

En esta sesión nuestro protagonista es el profeta Isaías, el  profeta nos dice:

Conviértete, cambiemos lo malo que hay y tenemos, por algo bueno.

Nos acercamos a la Palabra de Dios para que ilumine  nuestra catequesis: Is 63,16b-17. 19b; 64,2b-7

Mc 13,33-37
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Mirad, vigilad pues no sabéis cuándo es el momento. Es igual que un hombre que se fue de viaje y dejó su casa, y dio a cada uno de sus criados su tarea, encargando al portero que velara.
Velad entonces, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer, no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos.
Lo que os digo a vosotros lo digo a todos: ¡Velad!

Las preguntas que empleamos para que los niños encuentren la enseñanza del texto son:
-¿Qué verbos utiliza reiteradamente? Respuesta: velad, mirad, vigilad, vendrá.
-¿Qué tenemos que hacer para que no nos encuentre dormidos cuando venga inesperadamente?
-¿Pensáis que debéis cambiar? ¿nos tenemos que convertir? ¿Hemos de mejorar? ¿Por qué?

Utilizamos un calendario de adviento en el que para cada día y cada persona, vienen unas frases o unas preguntas que les ayudan a reflexionar sobre su comportamiento a fin de que, poco a poco, se acerquen más a la búsqueda y al encuentro gozoso con ese Niño, para el cual estamos preparando esa cuna.

Para que entiendan mejor lo que Jesús nos dice en estas citas, los niños buscarán características asociadas a nuestro profeta Isaías. A su vez, leerán las palabras de la primera semana. A continuación, compararán estas palabras del calendario con las de sus reflexiones.

Durante nuestra catequesis aparecieron las siguientes palabras:

  • Presta atención
  • Confía
  • Busca a Dios
  • Se da a los demás
  • Revisa su comportamiento
  • Se alegra
  • Habla de Dios
  • Prepara su corazón

Finalizamos la catequesis semanal diciendo:

Nosotros, al igual que Isaías, tenemos que llevar a cabo en nuestras vidas esas palabras, pero no como palabras que se lleva el viento sino como intenciones de vida.

Para descargar la catequesis PINCHA AQUÍ