El Señor ha resucitado, estemos alegres, anunciemos la noticia – Pascua


Descargar

Tras los intensos días de Semana Santa volvemos con el espíritu renovado y con muchísima alegría por la Resurrección del Señor.

Comenzamos la sesión enseñando a los niños las siguientes imágenes del vía crucis:

Mientras las observan con tranquilidad les realizamos unas preguntas:

  • ¿Cómo pensáis que terminó la experiencia, historia que vivió Jesús? ¿Cómo terminó ese sacrificio?
  • Fijaos en el último momento, ¿qué se refleja en ese instante? ¿Qué les ocurre a los personajes?
  • ¿Pensáis que esto fue el fin de la historia? ¿Qué ocurrió después?

Con todas estas preguntas establecemos con los niños un diálogo.
A continuación les presentamos la pregunta clave: ¿Qué es la Resurrección? ¿Qué nos transmite?
Los niños llegan a conclusiones definidas con estas palabras, unas son palabras con grandes signos de esperanza y otras que detectan cierta incertidumbre. Esto es una buena señal, pues les ayudará a entender que a los primeros discípulos les sucedió lo mismo.

BUENA NOTICIA
TRIUNFO
DIOS NO ABANDONA
ALEGRÍA
FELICIDAD
MIEDO
PRUEBA DE FE
DUDA
INCREDULIDAD
SOLEDAD
FIN
MUERTE
PERDIDA

Para el mejor entendimiento de todo lo que conlleva el momento de la Resurrección la catequista indica a los niños unos puntos a observar y tener en cuenta:

  • Pablo anuncia la Resurrección de Jesús haciendo énfasis en la conversión, la fe, la resurrección y la vida
  • Los Apóstoles tampoco creyeron la Buena Noticia, no creyeron a las mujeres que vieron el sepulcro vacío. Se les apareció y les dijo que lo contaran. Pensaron que habían perdido el juicio.
  • Pedro y Juan vieron el sepulcro vacío y no vieron a Jesús por ninguna parte.
  • Tomás fue el más cabezota, hasta que no lo viera y lo tocara no creería.
  • María Magdalena tampoco lo reconoció.
  • Los discípulos de Emaús no le reconocieron.
  • Sólo Juan al ver el sepulcro vacío creyó que Jesús había resucitado. Para el resto fue necesario que se presentara en persona.
  • Jesús tuvo que abrirles la inteligencia a los Apóstoles. Se dejó tocar, ver, hasta comió con ellos.
  •  Si Jesús no hubiese resucitado aquellos primeros discípulos suyos no se hubieran atrevido a anunciar una cosa tan difícil de aceptar y de creer. Además los que no lo creían se hubieran empeñado en encontrar su cadáver, demostrando así que era mentira lo que decían sus discípulos
  • Las Escrituras hablaban de la Resurrección de Jesús. Todos los que vieron a Jesús resucitado empezaron a recordar lo que les había dicho mientras estaba con ellos. Ellos lo recordaban cenando juntos y recordando las palabras de Jesús en la Última Cena.
  • Pero escuchad bien esta frase “¡Dichosos los que crean sin haber visto!”

!Esos somos nosotros los que creemos, sin haber visto, en el testimonio de los Apóstoles, que le vieron y estuvieron con Jesús después de la Resurrección!

Dibujo de Fano

A continuación leemos  Jn 20, 19-31

N: Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: J: Paz a vosotros

N: Y diciendo esto les enseñó las manos y les dijo:

J: Recibid el Espíritu Santo, a quienes perdonéis los pecados les quedan perdonados, a quienes se los retengáis les quedan retenidos.

N: Tomás, uno de los doce llamado “el mellizo”, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían:

Disc: Hemos visto al Señor.

N: Pero él les contestó.

T: Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en los agujeros de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.

N:A los ocho días estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús estando las puertas cerradas, se puso en medio y dijo:

J: Paz a vosotros.

N: Luego dijo a Tomás:

J: Trae tu dedo, aquí tienes mis manos, trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo, sino creyente.

T: ¡Señor mío y Dios mío!

J: ¿Por qué me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.

N: Muchos otros signos que no están en este libro hizo Jesús a la vista de sus discípulos. Estos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo tengáis vida en su nombre.

T: Recordad siempre la presencia de Jesús, y no os pase como a mí, pues lo tenéis que amar, creer en él y alegraros con su Paz.

Hacemos un momento de reflexión y silencio tras la lectura y damos pie a la alegría de la Resurrección.

Si realmente creemos que Jesús resucitó nuestra alegría será tan grande que no la podremos disimular.

Fórmulas para demostrar esa alegría, “Teléfono de la esperanza o telegrama de la Resurrección”: Los niños tienen que decir al oído del compañero una frase transmitiendo su felicidad por la resurrección y después cada uno decir al grupo la frase que había escuchado.

ORACIÓN

Tú, Señor, eres mi alegría
Cuando comparto y doy algo de mí
Cuando busco el bien de los demás
Cuando procuro buscar la reconciliación

Tú, Señor, eres mi alegría
Si lucho contra el mal y la mentira
Si te busco en el buen obrar
Si trabajo por las pequeñas cosas de cada día

Tú, Señor, eres mi alegría
Si ofrezco y recibo paz
Si me pongo de tu parte en el mundo
Si cuido la bondad de mi corazón

Tú, Señor, eres mi alegría
Porque no tengo miedo al qué dirán
Porque manifiesto que soy cristiano
Porque soy feliz de ser tu amigo
Porque soy lo que soy gracias a Ti, Señor
Yo creo, espero, vivo y camino en Ti y por Ti, Señor
Amén.

Terminamos la sesión de catequesis con estos dos videos:

Descargar